Lo Man Kam Artikel - SPANISCH

Lo Man Kam Wing Chun de Taiwan

LO MAN KAM. MANTENER VIVO EL ARTE DEL VING CHUN

 

El autor de la entrada de hoy es Marc Debus, que comenzó a entrenar Wing Chun en 1990. Desde el año 1999, el se convirtió en discípulo, a través de la ceremonia de Bai Si, del Maestro Lo Man Kam, y hoy es uno de sus representantes en Alemania. Marc es uno de los 15 discípulos en el mundo que ha terminado el Sistema con su Sifu Lo Man Kam.

 

Os dejamos con una entrevista que Marc realiza a su Maestro, preguntándolo por diferentes aspectos de su largo recorrido en el Wing Chun.

 

Desde su Juventud, Sifu Lo Man Kam pasó gran parte de su tiempo viviendo con su tio, El Patriarca Ip Man, en la ciudad de Foshan, en la provincia de Cantón. A la edad de 18 años comenzó a aprender Wing Chun directamente de su tío. Más tarde, y siendo un hombre joven, estuvo entre los tres primeros estudiantes deIp Manen Hong Kong, permaneciendo bajo su tutela por muchos años.

 

El Maestro Lo Man Kam estableció la primera y única escuela por entonces de Wing Chun en Taiwán, en el año 1974, y ha ayudado a propagar el Wing Chun por el mundo desde entonces. Su escuela se asemeja a las Naciones Unidas del Kung Fu, con estudiantes de 34 diferentes países, incluyendo alumnos de Suiza, Estados Unidos, Alemania, Francia, Israel, Canadá, Polonia, Bélgica, Sudáfrica, Arabia Saudita, Turquía, Tailandia, Hong Kong y muchos otros. Con más de 80 años de edad, aún sigue profundizando en su estudio del Wing Chun, buscando una comprensión aún más profunda de su arte.

 

P. Sifu, aprendió de su tío, el Gran Maestro Ip Man en Hong Kong durante la década de 1950. Qué puede decirnos de aquella época?

 

R. Hoy en día, muchas personas hablan de Ip Man sin haberle visto enseñar nunca el arte del Wing Chun/Wing Chun. A veces me pregunto cómo pueden decir sin duda que mi tío era un muy buen maestro, sin haber entrenado con él. La gente no puede tener una sensación auténtica de sus lecciones o de su Chi Sao, porque ni siquiera le tocaron. Tsui Sheung Ting y yo estamos entre los últimos estudiantes vivos que realizamos Chi Sao con Ip Man en los primeros años.

 

No me refiero a técnicas especiales que el mostró a sus estudiantes, me refiero a hacer Chi Sao con él durante mucho tiempo. Es fundamental que un profesor transmita sus sensaciones a sus alumnos formándolos personalmente, para sentir los errores y posteriormente poder ayudarles a corregir los mismos. Wing Chun no tiene secretos, salir vencedor es el único secreto. Muchos hablan de secretos que aprendieron con Ip Man, y esto no es cierto porque mi tío no guardaba secretos. Habló sobre el arte y enseño a sus estudiantes lo mejor que pudo. Algunos aprendieron muy rápido, otros eran más lentos, pero no mantuvo secretos nunca con sus estudiantes.

 

Ip Man dijo que el Kung Fu es un objeto muerto, y que sólo tu cuerpo y sensibilidad podía traerlo a la vida y convertirlo en un Arte. Comparo esta frase con una hoja de papel vacía, y en la que luego se comienza a hacer un dibujo. Debes crear tu Kung Fude las cosas que has aprendido de tu Maestro, pero luego cada alumno lo utilizará de manera distinta.

 

La capacidad para mezclar y utilizar lo que has aprendido es el único secreto para ser un buen practicante de Wing Chun. Además, necesitas un buen conocimiento de la distancia, tiempo y técnica, para hacerlo funcionar. No puedes simplemente copiar la acción, debes encontrar tu propio camino.

 

P. Sifu, ahora tiene más de 80 años. Crees que el Wing Chun le ayuda a mantenerse saludable?

 

R. Absolutamente. Creo que si aprendes Wing Chun y practicas todos los días, eso te ayuda a mantener la flexibilidad, y lo que es más importante aún, a estar saludable. Es crucial hacerlo todos los días. Me entreno todos los días con mis alumnos.

 

P. Durante los años su organización ha aumentado mucho, y tiene estudiantes de todo el mundo. Por qué crees que tu Wing Chun se ha vuelto cada vez más popular?

 

R. Mis estudiantes enseñan Wing Chun del mismo modo en que lo aprendieron. Enseñan las técnicas a su estudiante y luego les dejan aprender a mezclar las cosas que aprenden, de manera que finalmente creen un Wing Chun que funcione. Pasan sobre sus propios sentimientos y sensaciones y a su vez ayudan a sus estudiantes a mejorar. Hay una forma tradicional de enseñar Wing Chun. Normalmente tienes que aprender ciertas cosas antes de aprender la técnica siguiente. Por eso el sistema tiene un orden, empezando por Siu Lim tao y acabando en Baat Cham Dao.

 

Enseño como me enseño mi tío Ip Man, y así enseñan también mis estudiantes. Algunos aprenden antes y otros después, pero el Maestro se encarga de todos ellos cueste lo que cueste. Tratamos de enseñar a nuestros alumnos a crear su propio flujo de modo que puedan utilizar lo que les enseñamos más fácilmente. Creo que es el motivo por la que mucha gente se une a nuestras escuelas. Si no enseñamos así, el Wing Chun quizás desaparezca en 40 o 50 años. Si la gente solo copia las acciones, con el tiempo pierden su sensación, y si no sientes el Arte simplemente este morirá. Mira a Confucio y sus estudiantes, que escribieron muchos grandes libros, pero nunca una copia de su maestro. Les enseño a tener esa sensibilidad para ser únicos, pese a tener la misma ideología. Esto es lo mismo con el Kung Fu. Hay que abrir la mente.

 

Algunos estudiantes aprenden las técnicas de mano vacía muy fácilmente, otros serán rápidos en aprender las armas. El Maestro tiene que ayudarles a mejorar para que usen sus propios sentimientos.

 

P. Cada Maestro tiene buenos y malos alumnos, o crees que todos los alumnos de Ip Man eran buenos porque el era un Gran Maestro?

 

R. Esto de lo que hablas es la razón por la que no pierdo el contacto estrecho con mis alumnos. Nuestra comunidad está creciendo, pero no debido a la popularidad, sino a la calidad. No todos mis alumnos abrirán una escuela, pero quienes lo hacen tienen todo mi apoyo. La idea principal de una escuela es transmitir el conocimiento, y no generar más ingresos.

 

P. Cómo ve el futuro del Wing Chun?

 

R. No es importante el linaje del que se aprende, lo importante es que usted pueda conseguir que el Wing Chun funcione. Cada Maestro que consigue eso, es un buen Maestro. Un buen Maestro no transmite sólo el Kung Fu, transmite sabiduría. Lo importante no es buscar una fuente de ingresos como prioridad, sino encontrar estudiantes talentosos que puedan ayudar a difundir el arte a la próxima generación.

 

Hay algunos Maestros que guardan secretos porque sólo usan el Wing Chun para ganar dinero, y eso está muy mal a mi manera de ver. En nuestra organización, tratamos de hacerlo de otra manera, e igual que nosotros hay muchos otros que piensan lo mismo, y que buscan mantener vivo el Arte.

 

Por Marc Debus